El Castillo del Príncipe

Fue construido en 1767 y terminado en 1779, fue llamado así en honor del príncipe Carlos, hijo de Carlos III. Fue ubicado en una de las colinas que rodean La Habana, proyectado por los ingenieros militares Silvestre Abarca, Agustín Crame y Luis Huet. Rodeado ahora por el crecimiento urbano, cerraba con su contemporáneo Castillo de Santo Domingo de Atarés el anillo defensivo por tierra, y formaba un triángulo defensivo de la ciudad, con la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña. Es un condensado ejemplo del avance de la fortificación en su época.


Comentar

Por favor escriba las letras que ve arriba.